fbpx

Prensa

Contactos para los medios:

Erik Olvera, NCLR, (415) 392-6257  x324, (415) 994-3242 (celular), eolvera@nclrights.org
Mónica Trasandes, GLAAD, (323) 634-2025 , trasandes@GLAAD.org
Mark Daley, Grupo de Trabajo Nacional de Gays y Lesbianas, (202) 639-6325 , mdaley@TheTaskForce.org
Kristin Ford, Unidos Soñamos, (202) 570-6441 , kristin@unitedwedream.org

Esta declaración se puede atribuir al Centro Nacional para los Derechos de las Lesbianas, GLAAD, Fondo de Acción del Grupo de Trabajo Nacional para Gays y Lesbianas, United We Dream y Queer Undocumented Immigrant Project, GetEQUAL, Equality Federation, National Center for Transgender Equality y National Queer Asian Pacific Islander Alliance .

Hoy, los demócratas de la Cámara presentaron un proyecto de ley de reforma migratoria integral basado en una política bipartidista. Cada medida del proyecto de ley cuenta con el apoyo de republicanos y demócratas en el Congreso.

Ni siquiera un cierre del gobierno nos detendrá o nos detendrá. Estados Unidos quiere y necesita una solución permanente a nuestro sistema de inmigración que no funciona este año.

La comunidad LGBTQ está junto a nuestros aliados en la comunidad de derechos de los inmigrantes para aprobar una reforma migratoria porque nuestras políticas de inmigración deben reflejar nuestro compromiso de mantener unidas a las familias. Demasiados inmigrantes LGBTQ se ven obligados a vivir en dos armarios. Es hora de que todos los inmigrantes puedan salir de las sombras.

La inmigración es un problema LGBTQ. Para nosotros, esta lucha es personal. Esta lucha por la reforma se trata de nuestras familias, nuestras comunidades y el futuro de nuestra nación. Miles de personas atrapadas en nuestro fallido sistema de inmigración son victimizadas y estigmatizadas debido a su orientación sexual o identidad de género.

Estamos en esta lucha para poner fin a las deportaciones sin sentido que separan a las familias, para proteger a los trabajadores de la explotación y el abuso y para arreglar el sistema de inmigración defectuoso de nuestro país. Necesitamos un sistema que genere dignidad y respeto para todos los estadounidenses, aspirantes y ciudadanos por igual.

Estamos en esta lucha por los inmigrantes transgénero que son vulnerables a la discriminación, el abuso y la injusticia en nuestro sistema de detención de inmigrantes, y que con frecuencia son colocados en confinamiento solitario a pesar de que no previene el abuso y puede dañar gravemente la salud psicológica de los detenidos. .

Estamos en esta lucha por los inmigrantes que tienen solicitudes de asilo legítimas, pero se les niega porque una fecha límite de presentación arbitraria impide que el gobierno siquiera considere los méritos de su caso. Muchos inmigrantes LGBTQ enfrentan la amenaza de violencia o persecución si se ven obligados a regresar a sus países de origen.

Estamos en esta lucha porque debe haber una solución permanente que brinde a los 11 millones de estadounidenses aspirantes, incluidos los 267,000 inmigrantes LGBTQ, la oportunidad de obtener la ciudadanía en el país al que llaman hogar. Continuaremos aumentando la presión hasta que hagamos realidad la promesa de reforma.

Hemos visto algo de acción por parte del liderazgo demócrata en la Cámara; ahora es el momento de que los 26 representantes republicanos que apoyan un camino hacia la ciudadanía también copatrocinen este proyecto de ley. Es hora de que nuestro Congreso deje de hacer política y resuelva los problemas de nuestro país.

A medida que avanza la reforma, queremos ser claros: nos oponemos a la idea de relegar a millones de inmigrantes a una subclase permanente donde pueden trabajar en este país pero nunca obtener la ciudadanía.

A diferencia de la versión final del Senado, el proyecto de ley de hoy refleja una alternativa bipartidista más razonable a la militarización inútil e innecesaria de nuestra frontera. Estamos comprometidos a trabajar con los líderes de la Cámara para garantizar que la legislación que finalmente surja de este debate ofrezca el mejor camino a seguir para todos los inmigrantes indocumentados.

Existe una mayoría en la Cámara a favor de la reforma migratoria; sin embargo, el Partido Republicano está jugando juegos políticos mientras 11 millones de vidas están en juego. El presidente Boehner dijo que no permitirá una votación si no cuenta con el apoyo de la mayoría de su partido. Esto significa que un grupo de 118 representantes, solo el 27 por ciento de la Cámara, mantiene a toda la Cámara como rehén en este tema vital. Esto es indignante y antidemocrático. Nos negamos a permitir que una minoría bloquee la reforma migratoria que necesitamos con tanta urgencia.

Hemos visto estas tácticas utilizadas para cerrar el gobierno. No nos quedaremos de brazos cruzados y permitiremos que esta pequeña pero ruidosa minoría haga lo mismo con la reforma migratoria cuando las familias estén en juego.

# # #

Protegiendo nuestro futuro. ¡Done ahora!