fbpx

Prensa

(San Francisco, CA, 29 de julio de 2016)—Ayer, un panel de la Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito sostuvo que estaba obligado por sus propias decisiones anteriores a negar el reclamo de una mujer de que su empleador, Ivy Tech Community College en South Bend, Indiana, violó el Título 7, una ley federal que prohíbe la discriminación sexual en el empleo, cuando repetidamente se negó a ascenderla o contratarla a tiempo completo debido a su orientación sexual. La demandante en el caso, Kimberly Hively, estuvo representada por Lambda Legal.

Declaración de la directora legal del Centro Nacional para los Derechos de las Lesbianas, Shannon Minter:

“La decisión del Séptimo Circuito de ayer es desconcertante, ya que el tribunal reconoce que no existe una forma basada en principios para diferenciar los reclamos de orientación sexual de otros tipos de reclamos de discriminación sexual, y eso conduce a resultados injustos e irracionales. El tribunal reconoció que la discriminación por orientación sexual se basa en estereotipos de género y que sus precedentes anteriores, que excluyen tales reclamos de la protección bajo el Título 7, han dejado a los tribunales inferiores sin una guía clara y conducido a resultados inconsistentes y arbitrarios. El tribunal también reconoció que excluir los reclamos por orientación sexual crea un conflicto directo con los precedentes de discriminación racial del tribunal, que reconocen que la discriminación contra alguien por tener una relación con una persona de una raza en particular está prohibida por el Título 7. Finalmente, el tribunal aplaudió el razonamiento de la EEOC en su reciente decisión que sostiene que el Título 7 prohíbe la discriminación basada en la orientación sexual contra los empleados federales.

Y, sin embargo, inexplicablemente, después de explicar con tanto detalle por qué sus precedentes anteriores son erróneos, la corte se niega a anularlos y pide la intervención de la Corte Suprema o el Congreso de los Estados Unidos.

El resultado es simplemente prolongar el actual estado de cosas inestable y desafortunado en el que los tribunales inferiores se quedan sin una guía de principios sobre cómo fallar sobre las demandas de discriminación sexual por parte de demandantes lesbianas, gays o bisexuales. No tiene sentido reconocer que los precedentes anteriores son erróneos y, sin embargo, negarse a reconsiderarlos. Tal fallo daña la credibilidad de los tribunales y disminuye el respeto por la ley.

Esta no es una situación sostenible. Es probable que el efecto neto de la decisión sea alentar a otros tribunales a sostener, como debería haber hecho el Séptimo Circuito, que la discriminación basada en la orientación sexual es discriminación sexual”.