fbpx

Prensa

(San Francisco, CA, 22 de octubre de 2014)—Hoy, el Centro Nacional para los Derechos de las Lesbianas anunció la formación del Comité Asesor #BornPerfect, un grupo de sobrevivientes de terapia de conversión, expertos en bienestar infantil y salud mental, y líderes religiosos con ideas únicas en los daños de la terapia de conversión.

La campaña #BornPerfect de NCLR es un esfuerzo nacional destinado a poner fin a la terapia de conversión en los próximos cinco años mediante la aprobación de leyes en todo el país para proteger a los jóvenes LGBTQ, la lucha en los tribunales para garantizar su seguridad y la creación de conciencia sobre los graves daños causados ​​por estas prácticas peligrosas. La campaña está dirigida por Sam Ames, un abogado de NCLR que se enfoca en la terapia de conversión y los problemas de la juventud.

The committee, led by Ames, is co-chaired by James Guay, MFT, both of whom are survivors of these dangerous and discredited practices. James Guay is a licensed marriage and family therapist specializing in LGBTQ affirmative psychotherapy and a member of GAYLESTA, the LGBTQ Psychotherapy Association.

Otros miembros del comité incluyen a Bill Bettencourt, experto en bienestar infantil y asociado sénior del Centro para el Estudio de la Política Social; la Dra. Caitlin Ryan, trabajadora social clínica y directora del Proyecto de Aceptación Familiar; Deb Cuny, sobreviviente y capellán residente en St. Francis Memorial Hospital; Rev. Debra W. Haffner, ministra unitaria universalista ordenada y cofundadora y presidenta del Instituto Religioso; Judith Glassgold, PsyD, psicóloga licenciada y presidenta y coautora del informe del Grupo de Trabajo de la Asociación Estadounidense de Psicología sobre Respuestas Terapéuticas Apropiadas a la Orientación Sexual; Kimberly Inez McGuire, defensora de la justicia reproductiva y directora de asuntos públicos del Instituto Nacional de Latinas para la Salud Reproductiva; Peter Drake, sobreviviente y cofundador de la Fundación Coming Out Into Light; y Ryan Kendall, sobreviviente y testigo en Hollingsworth contra Perry, el caso que invalidó la Proposición 8.

Ames is scheduled to attend the United Nations Committee Against Torture meeting in Geneva, Switzerland the week of November 10 to educate the committee about the practice of conversion therapy in the United States. NCLR will be joining the U.S. Human Rights Network delegation to elaborate on a shadow report it authored earlier this month explaining that practices attempting to change sexual orientation or gender identity, especially among vulnerable youth, constitute “cruel, inhuman or degrading treatment” when practiced by individuals and torture per se when facilitated by the government under the Convention Against Torture.

“Ya era hora de que Estados Unidos abordara los graves daños infligidos a los jóvenes LGBTQ y sus familias por los proveedores de estas prácticas peligrosas y desacreditadas”, dijo Ames. “Persuadir al Comité contra la Tortura para que aborde el tema de la terapia de conversión en el escenario internacional tiene el potencial de salvar las vidas de innumerables jóvenes LGBTQ en los Estados Unidos y en todo el mundo. Muchos de los mismos grupos que abogan a favor de la terapia de conversión en los Estados Unidos han apoyado leyes en otros países que criminalizan a las personas LGBTQ, como el proyecto de ley 'Kill the Gays' en Uganda. Estas leyes a menudo están vinculadas con intentos de 'curar' la orientación sexual o la identidad de género, ya sea por coerción o fuerza. La terapia de conversión está dañando nuestro historial de derechos humanos tanto en casa como en todo el mundo y está creando una crisis que las Naciones Unidas pueden y deben abordar este noviembre”.

La terapia de conversión ha sido desacreditada por todas las principales asociaciones médicas y de salud mental del país. No obstante, los practicantes continúan sometiendo a innumerables niños LGBTQ a esfuerzos para cambiar su orientación sexual e identidad de género, causando daños graves que incluyen la alienación de sus familias, la depresión severa e incluso el suicidio. NCLR ha estado a la vanguardia del esfuerzo para proteger a los jóvenes LGBTQ de estas prácticas durante más de 20 años, ayudando a redactar y aprobar las primeras leyes del país que protegen a los niños LGBTQ de los peligros de la terapia de conversión y trabajando en más de una docena de otros estados para brindar protección a los niños LGBTQ en todo el país.

Más información sobre la campaña.

Protegiendo nuestro futuro. ¡Done ahora!