fbpx

Prensa

(San Francisco, CA, 26 de mayo de 2009)—Hoy, en una decisión de 6 a 1, la Corte Suprema de California confirmó la Proposición 8, la medida electoral que eliminó el derecho de las parejas del mismo sexo a casarse. Al mismo tiempo, la corte dictaminó por unanimidad que los más de 18,000 matrimonios que se llevaron a cabo entre el 16 de junio y el 4 de noviembre de 2008 continúan siendo plenamente válidos y reconocidos por el estado de California. La decisión reafirmó la decisión anterior de la Corte de que la orientación sexual está sujeta al más alto nivel de protección bajo la Constitución de California.

Una declaración de Shannon Minter, directora legal del Centro Nacional para los Derechos de las Lesbianas:

La decisión es un golpe terrible para los miles de californianos que se despertaron esta mañana con la esperanza y la oración de que se restaurara su estatus como ciudadanos iguales de este estado. La decisión de la corte ha aplastado esas esperanzas y ha dejado dolorosamente en claro que debemos volver a los votantes para restaurar la igualdad. La opinión de la mayoría confirmó la proposición 8 solo a través de una lógica torturada que ignoró su reconocimiento previo de que las parejas del mismo sexo y sus hijos tienen derecho a la plena igualdad ante la ley. Ningún grupo debería someter su derecho a la igualdad a una votación mayoritaria. Y, sin embargo, eso es lo que permitió la Corte en su decisión de hoy. Esa sentencia ha sentado un precedente peligroso que pone en peligro el principio más básico de nuestra democracia, el derecho a la igual protección de las leyes. Como escribió el juez Moreno en su disidencia, “negar a gays y lesbianas el derecho a casarse, al arrancar los derechos de las minorías de la protección judicial y someterlos en su lugar a un voto mayoritario, ataca el núcleo mismo del principio de protección igualitaria”.

Este es un día triste para California y especialmente para todos los padres que ahora deben explicarles a sus hijos por qué su familia no es considerada igualitaria. Pero el camino que tenemos ante nosotros ahora está despejado. En los próximos días, todos aquellos que se preocupan por la equidad, y especialmente las parejas del mismo sexo y sus amigos y familiares, deben brindarles a los votantes de California la oportunidad de superar sus temores y ayudarlos a conocer y comprender a nuestras familias. La decisión de hoy fue un revés doloroso, pero si nos mantenemos unidos y nos acercamos con amor y respeto, prevaleceremos.


El Centro Nacional para los Derechos de las Lesbianas es una organización legal nacional comprometida con la promoción de los derechos civiles y humanos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero y sus familias a través de litigios, promoción de políticas públicas y educación pública.

https://www.nclrights.org/

Protegiendo nuestro futuro. ¡Done ahora!